martes, 4 de septiembre de 2007

Vuelta al ajetreo

Dos días de trabajo y parece que una no se fue de vacaciones. Ha sido muy agradable volver a ver a los compañeros y compañeras, así como saber qué ha sido de algunas personas a las que di clase hace unos meses. Me dará algo de pena dejar el centro, porque la experiencia fue muy gratificante. Debo reconocer que he aprendido un montón, seguramente ahora sabré hacer mejor las cosas, pues no sólo sirve con tener buena voluntad.

De momento la "cara de perro" me va saliendo con más facilidad. Recuerdo los primeros días, cuando me parecía imposible tener que reñir a alguien en un pasillo. Sin embargo, al final se va desarrollando una especie de sexto sentido, de manera que el olfato ya te dice cuándo y dónde saltar, qué decir, etc. Para enseñar contenidos basta con combinar formación y vocación, pero a educar se va aprendiendo sobre la marcha. No es lo mismo trabajar con adultos que con adolescentes, requiere dinámicas diferentes.

Esta semana tenía previstas muchas actividades por hacer, pero después de esperar hoy la friolera de cuarenta minutos a que llegase un autocar, creo que van a ser menos. Lo que ya no puedo retrasar más es la revisión de una ponencia que me han invitado a dar en Santiago el próximo lunes, en unas jornadas de Didáctica de la Filosofía. Es un honor, así que espero hacerlo bien. El éxito de una ponencia depende más del conocimiento previo que tenga el auditorio del tema a tratar, y de la hora y día a la que esté puesta, que del ponente. Pero se hará todo lo que se pueda. A ver si hay suerte y todo marcha bien...

6 comentarios:

Ignacio dijo...

Felicidades por la propuesta de ponencia. Ante todo, tranquilidad (siempre aplauden al final). Por otra parte, yo también tengo otro honor: el de enviar el primer comentario a este nuevo alojamiento (pues el autoenviado como prueba no debería computar en ese sentido) a pesar de encontrarse en fase de pruebas.

Suerte en la nueva singladura

Lucía dijo...

Hola. Felicidades por el nuevo espacio aunque espero seguir viéndote en la lechuza ¿la abandonas?
Besos
Lucía

Conchi dijo...

Gracias Ignacio. A ver si el ordenador no me falla, porque la presentación está hecha en Power Point.

A Lucía: nunca abandonaría "La lechuza", le tengo cariño al blog. Lo que pasa es que es un blog para usar con los alumnos, y hasta que no me asignen unos nuevos, no le veo sentido a publicar en él de continuo. Se terminaría convirtiendo en un blog sobre mis experiencias docentes o algo así. Para eso he creado este otro, en el que puedo poner esos otros asuntos que suceden "off the record".

Así que ahora hay dos vías para publicar:
* Blog de profe: Jalepá ta kalá. Abierto permanentemente.

* Blog para la clase: La lechuza de Minerva. Supeditado a mis andanzas laborales.

Espero haber acertado con esta decisión.

Juanjo dijo...

Hola Conchi: Enhorabuena por tu nueva "casa", ya veo que te has animado a Blogger. Oye, y pese a que en primera instancia no lo parezca, tiene sus ventajas.
Te seguiré también por aquí.
Saludos.

Isabel Leal dijo...

Desde la Clase abierta vamos a seguir leyéndote, aunque nos des trabajo doble (blog de profe y blog para la clase).
saludos

Conchi dijo...

Gracias a Juanjo y a Isabel, la verdad es que me animáis mucho. :.)