domingo, 9 de diciembre de 2007

Los fantasmas docentes

Ya son varios días leyendo noticias sobre el famoso informe PISA, y al final, cómo no, han terminado por hacerme saltar. En realidad, lo que me saltan son las neuronas, porque cada vez entiendo menos la estructura de este sistema educativo en el que me hallo inmersa.

Ahora les ha dado por decir que la preparación de los nuevos profesores es mala, y que todo se va a solucionar con el nuevo Magisterio y el nuevo Máster. Ay, qué risa. Siempre me toca estar en el grupo de los olvidados. Como los medios de comunicación se creen a pies juntillas lo que dicen políticos y sindicatos, así nos va. Pero los que estamos en la arena, cuan gladiadores echados a los leones, sabemos que el problema real radica en los métodos para seleccionar profesorado. Eso es lo que habría que mejorar y flexibilizar.

De poco sirve formarse infinitamente si apenas se ofertan plazas para el profesorado y si encima los criterios de selección otorgan a la antigüedad un peso tal que los nuevos apenas pueden meter la patita. Millones de opositores "aprobados sin plaza" podrían hablar largas horas sobre este tema. La herida escuece, es verdad. Quienes lo hemos pasado lo sabemos. Cuando hace tres años tuve la suerte de aprobar todos los exámenes en Asturias, los sindicatos me hicieron saber que no era mi turno, ya que había que hacer cola: "los antiguos primero, señorita". Pues vaya. El sueño americano al cubo de la basura. "Casuística personal" lo llamaban ellos.

Así es como muchas "casuísticas personales" nos encontramos actualmente en los claustros de profesores de los IES, siendo interinos forzosos. Se oye cada historia que te pone los pelos como escarpias. Eso sí, estamos agradecidos de poder al menos trabajar en aquello por lo que hemos luchado tantos años. Pero, por favor, que no se atrevan a seguir diciendo que falta formación o que no sabemos inglés. Cuando quieran les podemos enseñar los listados de cursos interminables, títulos adicionales, publicaciones, proyectos, ponencias, premios nacionales, títulos de las Escuelas de Idiomas y otros méritos adicionales. Esa es la triste melodía que resuena en nuestras cabezas mientras vamos acumulando bolsas de tila de cara a la próxima batalla del verano que viene. Nos la jugaremos otra vez, y no sabemos si con mejor o peor suerte.

Lo hemos asumido. El mundo funciona al revés, nadie nos va a agradecer nuestro esfuerzo. Habrá compañeros entrados en años que nos seguirán incitando a bajar el ritmo para no alterar la monotonía de la sala de profesores, mientras a la administración le traerá sin cuidado si preparamos las clases, cuánto, cómo, qué aprenden nuestros alumnos o cómo contribuimos al desarrollo de las TIC educativas. Estamos de paso, mejor no levantamos la vista del suelo.

Pero que no se atrevan a decir que no hay profesores dispuestos a aceptar nuevos retos. Estamos ahí, a un paso, ¿acaso alguien se ha molestado en venir a evaluarnos y preguntarnos qué retos estamos en condiciones de asumir? ¿Acaso nos harán de una vez las entrevistas a los que nos apuntamos para el proyecto bilingüe? ¿Acaso alguna vez han reparado en nuestra presencia?

Lo sabemos. Somos los fantasmas del profesorado, vagamos por los pasillos sigilosamente, para no molestar. Somos esos que no se notan, no se sienten, no traspasan. Sólo los alumnos y alumnas pueden vernos. Menos mal que nos queda ese consuelo. Que la prensa diga lo que quiera, que la administración nos siga dando de lado, que el sistema nos continúe mareando (primero nos niegan la plaza por ser jóvenes y después nos dicen que necesitan jóvenes pero ni se acuerdan de nosotros, ya que no tenemos la plaza). Resistiremos. Por ellos y ellas. Que aún con el paso del tiempo nos recuerdan y saludan.

¡Va por vosotros!

2 comentarios:

Lucía dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Conchi. Todo está organizado para que la antigüedad prime sobre cualquier otro valor. Yo no soy interina, tuve la buenísima suerte de aprobar las oposiciones de Dibujo en el 2004. Y digo suerte, más que nada, porque viendo las horas que nos quitan de Plástica, los interinos de Dibujo no lo van a tener difícil sino muy difícil.
La administración se dedica a anunciar los programas a bombo y platillo, se llena la boca con lo que deben saber los profesores,la necesidad del manejo de las TIC, la innovación... Pero la realidad es que introducir las Nuevas Tecnologías en el aula o publicar trabajos didácticos digitales no te da ni un punto, aunque si bastante más trabajo que hacemos por amor al arte (y por los alumnos, claro). Todo ese trabajo ni siquiera me va ayudar en la llamada "carrera profesional" porque no tengo la suficiente "antigüedad" para apuntarme ¿será que no soy profesional? Mucho lavado de cara. En el fondo....lo de siempre.
Saludos

Kasandra dijo...

Esperemos que la situación mejore, al menos nos tenemos unos a otros para intercambiar impresiones.

Saludos.